¡Podemos seguir trabajando gracias a CPU de la Universidad Católica!

Durante la madrugada del viernes 24 de enero, sufrimos un robo en nuestra oficina ubicada en Marín con Vicuña Mackenna. Personas desconocidas entraron destruyendo la cerradura y la alarma de seguridad, causando daños al inmueble y robando más de 10 computadores y 2 proyectores, lo que afecta el desarrollo del trabajo de los profesionales del equipo y los procesos de intervención que desarrollan en la promoción y protección de derechos con niños y niñas. Es la segunda vez en menos de menos de un año que sufrimos un robo con similares características, aún cuando hemos mejorado las medidas de seguridad. 

Esta mañana nos reunimos con Tomás Contreras, de CPU, una agrupación de estudiantes de la Universidad Católica de Chile, que funciona desde el 2016 y que tiene como objetivo reducir la basura tecnológica en el país, disminuir la brecha tecnológica y generar agentes de cambios a través de voluntarios. Ellos reciben donaciones de computadores de privados, de empresas y de la misma universidad, los arreglan y los donan a organizaciones que lo necesiten. Es así que aceptaron ayudarnos y donarnos 5 computadores para que pudiéramos retomar parte de nuestro trabajo. 

Agradecemos esta gran donación para seguir trabajando en la promoción y protección por los derechos de la niñez y adolescencia.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *