La Escuela y el trabajo sociocomunitario: Una alianza estratégica para la atención de niños y niñas con familiares privados de libertad

A la escuela Martin Luther King, ubicada en el distrito de San Miguelito en Ciudad de Panamá, asiste un poco más de 1.200 estudiantes de Prekinder a 6to Grado. Es ahí justamente donde ENMARCHA, en conjunto a la Red Nacional de Apoyo a la Niñez y Adolescencia de Panamá y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNIAF), se encuentran desarrollando uno de los tres Pilotos de Atención Socio comunitaria para niños, niñas y adolescentes con familiares privados de libertad, proyecto que cuenta con el apoyo del Fondo Chile.

En octubre de 2017 se realizó el primer acercamiento a la escuela, con un proceso de sensibilización que buscaba generar conciencia sobre los impactos que tiene en niños, niñas y adolescentes la privación de libertad de un familiar significativo. En esa primera convocatoria se reunió a representantes de organizaciones comunitarias del sector, niños y niñas de la escuela que viven la problemática y algunos miembros de la comunidad educativa.

Desde un comienzo el director de la Escuela mostró compromiso con desarrollar un trabajo colaborativo, lo que llevó a generar una alianza que en mayo de 2018 marcó el inicio del Piloto.

Francisca Hidalgo, directora de ONG ENMARCHA señala “Lo que está ocurriendo en la escuela Martin Luther King, en Panamá es un modelo de trabajo colaborativo que vale la pena seguir en detalle. Nos está dando lecciones interesantes sobre cómo trabajar en establecimientos educacionales para atender de forma integral a niños, niñas y adolescentes con familiares privados de libertad”.  

Se considera que han sido cuatro los factores que permiten mirar esta experiencia como una buena práctica:

 

  • Una dirección comprometida con el proyecto, dispuesta a facilitar los espacios de encuentro y toma de decisiones oportunas para que las “cosas sucedan”.
  • Profesores dispuestos a compartir sus saberes y experiencias para trabajar en conjunto con organizaciones de la sociedad civil en el desarrollo de mejoras que permitan fortalecer las condiciones para el aprendizaje de niños y niñas
  • El Estado, como una alianza que permite mirar el Piloto con proyección de futuro. Además de facilitar recursos para ejecutar intervenciones, sistematizar experiencias y acercar la oferta públicas disponible a los usuarios
  • y el impulso comprometido y persistente de la Sociedad Civil con su especificidad en una temática poco explorada, donde la experiencia práctica ha sido el mayor generador de conocimiento y movilizador de cambios.

 

En mayo de 2018 se dio formalmente inicio a la implementación del Piloto en la Escuela Martin Luther King, comenzando un proceso de trabajo con maestros y maestras responsables de grados, donde se ha podido abordar específicamente los impactos de la privación de libertad en el desarrollo educativo de niños y niñas, constatar la experiencia personal de maestros y maestras en el abordaje de situaciones donde niños y niñas hayan manifestado estar viviendo esta realidad, y lograr acuerdos de trabajo para realizar un diagnóstico que permita contar con un panorama certero de la magnitud de la realidad de cuántos niños y niñas de la escuela están atravesando por la situación de tener un familiar privado de libertad o lo tuvieron y hoy viven el regreso a casa tras un tiempo de encarcelamiento de un familiar significativo.

      

“La recepción de los maestros fue increíble, pudimos reafirmar lo que habíamos visto los meses anteriores. Este es un tema que les interesaba y en el que querían involucrarse porque ven que puede ser de utilidad para su trabajo también. Además, fueron muy activos, orientándonos sobre cómo desarrollar un proceso de pre diagnóstico, donde nosotros facilitamos las herramientas, pautas e instrumentos para que ellos pudieran abordar el tema con los adultos en las reuniones que sostendrán en las próximas semanas” señaló Francisca Hidalgo.

Con los resultados del proceso de pre diagnóstico y la realización de entrevistas familiares, durante junio, se espera ya en julio dar inicio al trabajo sistemático y directo con niños y niñas en la Escuela.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *